Todo el mundo quiere tener protegido su casa, garaje o su negocio debido, no solo al precio que hemos pagado por ese sitio, sino por el contenido que pueda haber en él. Es por ello que una de las mejores medidas y por las que casi todo el mundo opta son las persianas de seguridad.

A continuación, vamos a ver todos los tipos de persianas que existen y explicarlas detalladamente para que, una vez decididos a ponerlas, no nos resulte tan compleja la elección de una u otra. Sígannos por este breve, pero intenso recorrido por el mundo de las persianas de seguridad.

Tipos de Persianas de seguridad

  • Persianas autoblocantes:

    Este tipo de persianas, fabricadas de varios materiales, tiene un sistema de bloqueo para que resulte imposible levantarla desde el exterior. Es como si se tratase de una persiana normal y corriente de una vivienda, que solo levantamos manualmente desde el interior, pero que se autobloquea cuando se baja del todo, impidiendo su levantamiento externo. Hay que tener en cuenta que si el ladrón que pretende entrar lo hace mediante maquinaria como puedan ser radiales o golpeando con mazos o vehículos, es fácil que ceda. La presión que soporta la persiana y el material del cual está fabricado habrá que consultarlo con el fabricante.

  • Persianas de aluminio:

    Son las más utilizadas. Son ligeras al ser de este material y al mismo tiempo tienen una mayor resistencia a los intentos de robo desde el exterior. Se les puede incorporar elementos blocantes como a las anteriores, tanto de manera automática como manual, pero estos últimos siempre desde el interior.

  • Persianas de láminas dobles:

    Son las persianas de seguridad que se recomiendan para la zona exterior del acceso a los garajes o grandes zonas exteriores de fincas. Son habituales también en la parte exterior de algunas casas grandes. Resistentes y con la capacidad de ser personalizadas con distintos acabados, son una gran opción tanto en seguridad como en la mejora estética de la vivienda.

Persianas de seguridad con sistemas automatizados

Las persianas de seguridad, todas las anteriormente mencionadas, puede incluir sistemas automatizados para poder abrir y cerrar la persiana sin la necesidad de hacerlo manualmente, por lo tanto simplificaremos el funcionamiento de las mismas y será mucho más cómodo al poder hacerlo no solo desde un botón o un mando a distancia, sino desde el mismo móvil.

La elección entre una y otra puede resultar compleja a priori, pero debemos analizar dónde la vamos a colocar para saber si nos conviene más una u otra. Las persianas con autobloqueo permiten tener buena ventilación, buena iluminación, pero su inconveniente es que son las menos resistentes de todas las que hemos visto.

Las persianas metálicas ofrecen más resistencia frente a los intentos de robo, pero si se colocan en una zona en la que de el sol hará que la temperatura del interior aumente bastante, casi como si se tratara de un horno.

Las de láminas dobles van a tener todos los pros de las anteriores, pero como contra podríamos decir que, según el grosor entre lámina y lámina, se puede ver lo que hay en el exterior y no proporciona ningún tipo de privacidad si se refiere a una vivienda.

Una vez explicado todo, solo queda ver en que lugar la vamos a colocar y, atendiendo a nuestras explicaciones, decidir por cuál de las tres previamente mencionadas nos vamos a decidir. Al final no es tan difícil.

Te pueden interesar los cerrojos de seguridad

persianas

error: Content is protected !!
Call Now ButtonLLAMAR AHORA